PRUEBA DE SIDA

Conoce si tienes VIH

Por solo

30€

Pide tu análisis hoy mismo

Infórmate sin compromiso

Nombre*
Tus datos están seguros*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Nuestra prueba para detectar el SIDA

En Laboratorios Diama puedes conocer si tienes el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) provocado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Este virus daña tu sistema inmunitario e interfiere en la capacidad de tu cuerpo para luchar contra la infección y la enfermedad, por eso es importante detectarlo cuanto antes.

PRUEBA DE VIH

VIH-1

VIH-2

30€

Incluye:

Muestra en sangre

RESULTADOS:
Tu informe antes de 1h

Laboratorio
Autorizado

Resultado
en poco tiempo

Noticia
telefónica

Análisis
vía Email

Prueba de VIH

¿Cuál es el precio de la prueba VIH?

Las pruebas tempranas son importantes por dos razones. Primero, en esta etapa, los niveles de VIH en la sangre y los fluidos corporales son muy altos. Esto lo hace especialmente contagioso. En segundo lugar, comenzar el tratamiento lo antes posible podría ayudar a estimular su sistema inmunológico y aliviar sus síntomas.

En Laboratorios Diama la prueba de SIDA cuesta 30€ y tendrás tu informe en menos de 1h. Consúltanos.

Pruebas de sida
Pruebas de sida

¿Cómo hacerse la prueba VIH?

Cuando te infectas con el VIH, tu cuerpo desarrolla anticuerpos contra la infección y estos anticuerpos se vuelven detectables en pruebas de laboratorio un tiempo más tarde.

En Laboratorios Diama llevamos a cabo la extracción de sangre para conocer tanto los anticuerpos como los antígenos del VIH.

Si tienes VIH, se produce un antígeno llamado p24 incluso antes de que se desarrollen los anticuerpos. Si sospechas que tienes el VIH, no dudes en consultarnos.

¿Cómo se detecta el SIDA?

La mayoría de las personas no saben de inmediato cuándo se han infectado con el VIH. Pero pueden tener síntomas dentro de 2 a 6 semanas después de contraer el virus. Los síntomas son similares a los de otras enfermedades virales y, a menudo, se comparan con los de la gripe: dolor de cabeza, dolor de garganta, ganglios linfáticos inflamados, fiebre, sarpullido rojo, llagas… Por lo general, duran una semana o dos y luego desaparecen.

Si tienes estos síntomas y has estado en contacto con alguien con VIH en las últimas semanas, no dudes en consultarnos.

Pruebas de sida
Pruebas de sida

¿Son confiables las pruebas de VIH?

La prueba actual de anticuerpos contra el VIH tiene una precisión del 95 al 96% cuando se realiza 12 semanas después de una exposición sospechosa, y una precisión del 98 al 99% cuando se realiza 6 meses después de la exposición sospechosa.

Para que una prueba sea lo más precisa posible, el sistema inmunitario debe reaccionar ante la presencia del virus y producir anticuerpos en cantidad suficiente para que la prueba los detecte. En Laboratorios Diama puedes pedir más información sobre la prueba.

TAMBIÉN REALIZAMOS ANÁLISIS LOS SÁBADOS

DETECTA SI TIENES SIDA

HORARIOS

LUNES A VIERNES: 8:00-20:00

SÁBADOS: 9:00-17:30

Recibimos pacientes de todas las zonas y poblaciones de Aragón (Zaragoza, Huesca y Teruel).

Nos encontramos en: C/ MADRE VEDRUNA, 31 Local. 50008 Zaragoza.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LAS PRUEBAS DE SIDA

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es la etapa más avanzada de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). En este punto, el virus ha infectado tantas células inmunitarias que el sistema inmunitario está gravemente afectado.

El SIDA no ocurre en todas las personas con VIH, pero puede ocurrir si el VIH no se trata.

Si bien el SIDA no se puede transmitir de una persona a otra, el virus del VIH sí.

En el pasado, el VIH y el SIDA se consideraban en gran medida sinónimos porque la progresión de la enfermedad era rápida y no había tratamiento para retrasarla.

Sin embargo, la ruta de la infección a la enfermedad no es una línea recta y existen definiciones que distinguen la infección por VIH del SIDA.

El VIH es el virus que se transmite de persona a persona. Con el tiempo, el VIH destruye un tipo importante de célula en tu sistema inmunológico (llamadas células CD4 o células T) que ayudan a protegerte de las infecciones. Cuando no tienes suficientes de estas células CD4, tu cuerpo no puede combatir las infecciones de la forma en que lo hace normalmente.

El SIDA es la enfermedad causada por el daño que el VIH le hace a tu sistema inmunológico. Tienes SIDA cuando contraes infecciones peligrosas o tienes un número muy bajo de células CD4. El SIDA es la etapa más grave del VIH.

La mayoría de las personas experimentan una breve enfermedad similar a la gripe de 2 a 6 semanas después de la infección por el VIH, que dura una semana o dos:

  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Dolor muscular
  • Dolor de garganta
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Un sarpullido rojo que no pica, generalmente en el torso
  • Fiebre
  • Úlceras (llagas) en la boca, el esófago, el ano o los genitales
  • Dolor de cabeza y otros síntomas neurológicos

 

Después de que tu sistema inmunológico pierda la batalla contra el VIH, los síntomas similares a los de la gripe desaparecerán. Pero están sucediendo muchas cosas dentro de tu cuerpo. Los médicos llaman a esto el período asintomático o infección crónica por VIH.

Durante esta etapa, el VIH no tratado matará las células CD4 y sin tratamiento, la cantidad de células CD4 disminuirá y será más probable que contraigas otras infecciones.

La mayoría de las personas no tienen síntomas que puedan ver o sentir. Es posible que no se den cuenta de que están infectados y pueden transmitir el VIH a otras personas.

Si estás tomando medicamentos, es posible que permanezcas en esta fase durante décadas. Puedes transmitir el virus a otras personas, pero es extremadamente raro si tomas dichos medicamentos.

El SIDA es la etapa avanzada de la infección por el VIH. Esto suele ocurrir cuando tu número de células T CD4 cae por debajo de 200 y tu sistema inmunológico está gravemente dañado. Podrías contraer una infección oportunista, una enfermedad que ocurre con más frecuencia y es peor en personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados. Algunos de estos, como el sarcoma de Kaposi (una forma de cáncer de piel) y la neumonía pneumocystis (una enfermedad pulmonar ), también se consideran “enfermedades definitorias de SIDA”.

Si no sabías antes que estabas infectado con el VIH, puedes darte cuenta después de tener algunos de estos síntomas:

  • Estar cansado todo el tiempo
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello o la ingle
  • Fiebre que dura más de 10 días
  • Sudores nocturnos
  • Pérdida de peso sin motivo aparente
  • Manchas moradas en la piel que no desaparecen
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea severa y duradera
  • Candidiasis en la boca, la garganta o la vagina
  • Síntomas neurológicos como pérdida de memoria, confusión, problemas de equilibrio, cambios de comportamiento, convulsiones y cambios en la visión.

El SIDA se contagia a través de la sangre infectada, el semen o las secreciones vaginales. Esto puede suceder de varias maneras:

  • Puedes infectarte si tienes relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una pareja infectada cuya sangre, semen o secreciones vaginales ingresan en tu cuerpo. El virus puede entrar en el cuerpo a través de llagas en la boca o de pequeñas fisuras que, a veces, se producen durante la actividad sexual.
  • Compartir agujas y jeringas contaminadas te ponen en alto riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades infecciosas, como la hepatitis.
  • En algunos casos, el virus puede transmitirse mediante transfusiones sanguíneas. Actualmente, los hospitales y los bancos de sangre realizan análisis de sangre para detectar anticuerpos del VIH, por lo que el riesgo es muy bajo.
  • Las madres infectadas pueden transmitir el virus a sus bebés. Las madres seropositivas que reciben tratamiento para la infección durante el embarazo pueden reducir significativamente el riesgo para sus bebés.

Actualmente no existe una cura para el VIH pero hay tratamientos farmacológicos muy efectivos que permiten a la mayoría de las personas vivir con el virus una vida larga y saludable.

Con un diagnóstico temprano y tratamientos efectivos, la mayoría de las personas con VIH no desarrollarán ninguna enfermedad relacionada con el SIDA y vivirán una vida casi normal.

Los medicamentos antirretrovirales se usan para tratar el VIH.

Funcionan al detener la replicación del virus en el cuerpo, lo que permite que el sistema inmunitario se repare y previene daños mayores.

El VIH puede desarrollar resistencia a un solo medicamento contra el VIH muy fácilmente, pero tomar una combinación de diferentes medicamentos hace que esto sea mucho menos probable.

La mayoría de las personas con VIH toman una combinación de medicamentos. Es vital que estos se tomen todos los días según lo recomendado por su médico.

El objetivo del tratamiento del VIH es tener una carga viral indetectable. Esto significa que el nivel del virus del VIH en tu cuerpo es lo suficientemente bajo como para no ser detectado por una prueba.

Sin tratamiento, el sistema inmunitario se dañará gravemente y pueden ocurrir enfermedades potencialmente mortales, como cáncer e infecciones graves.

Hay muchas maneras efectivas de prevenir o reducir el riesgo de infección por VIH, que incluyen:

  • Usando un condón para el sexo
  • Profilaxis posterior a la exposición (PEP)
  • Profilaxis previa a la exposición (PrEP)
  • Tratamiento para el VIH para reducir la carga viral a indetectable
  • Nunca compartas agujas u otros equipos de inyección, incluidas jeringas, cucharas e hisopos

Para las personas con VIH, si han estado tomando un tratamiento eficaz contra el VIH y su carga viral ha sido indetectable durante 6 meses o más, significa que no pueden transmitir el virus a través de las relaciones sexuales.

En Laboratorios Diama recomendamos que todas las personas entre 18 y 64 años se hagan la prueba del VIH al menos una vez en la vida.

Algunas personas, incluidos los hombres homosexuales y bisexuales y las mujeres transgénero, deberían considerar hacerse la prueba con más frecuencia, ya que el VIH es especialmente frecuente en estas comunidades.

Las personas que están embarazadas deben hacerse la prueba en su primer trimestre.

Si sospechas que has estado en contacto con una persona contagiada o tienes síntomas sospechosos de los mencionados anteriormente, hazte la prueba de VIH cuanto antes.

Hay tres tipos de pruebas disponibles: pruebas de ácido nucleico (NAT), pruebas de antígeno/anticuerpo y pruebas de anticuerpos. Las pruebas de VIH generalmente se realizan en sangre o fluido oral. También se pueden realizar en la orina.

  • Un NAT busca el virus real en la sangre e implica extraer sangre de una vena. La prueba puede indicar si una persona tiene VIH o cuánto virus hay presente en la sangre (lo que se conoce como prueba de carga viral del VIH). Si bien una NAT puede detectar el VIH antes que otros tipos de pruebas, esta prueba es muy costosa y no se usa de manera rutinaria para evaluar a las personas a menos que recientemente hayan tenido una exposición de alto riesgo o una posible exposición y tengan síntomas tempranos de infección por VIH.
  • Una prueba de antígeno/anticuerpo busca tanto anticuerpos como antígenos del VIH. Los anticuerpos son producidos por tu sistema inmunológico cuando está expuesto a virus como el VIH. Los antígenos son sustancias que hacen que tu sistema inmunológico se active. Las pruebas de antígeno/anticuerpo se recomiendan para las pruebas realizadas en laboratorios.
  • Las pruebas de anticuerpos contra el VIH solo buscan anticuerpos contra el VIH en tu sangre o fluido oral. En general, las pruebas de anticuerpos que utilizan sangre de una vena pueden detectar el VIH antes después de la infección que las pruebas realizadas con sangre de un pinchazo en el dedo o con fluidos orales.

El tiempo entre el momento en que una persona puede haber estado expuesta al VIH y el momento en que una prueba puede determinar con certeza si tienes el virus se denomina período ventana. El período de ventana varía de una persona a otra y depende del tipo de prueba utilizada para detectar el VIH. 

  • Una prueba de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés) por lo general puede indicarte si tienes una infección por VIH de 10 a 33 días después de la exposición.
  • Una prueba de antígeno/anticuerpo realizada por un laboratorio en sangre generalmente puede detectar la infección por VIH entre 18 y 45 días después de la exposición. Las pruebas de antígeno/anticuerpo realizadas con sangre de un pinchazo en el dedo pueden tardar más en detectar el VIH (18 a 90 días después de la exposición).
  • Las pruebas de anticuerpos pueden tardar de 23 a 90 días en detectar la infección por VIH después de una exposición. La mayoría de las pruebas rápidas y las autopruebas son pruebas de anticuerpos. En general, las pruebas de anticuerpos en sangre pueden detectar el VIH antes después de la infección que las pruebas realizadas con sangre de un pinchazo en el dedo o con fluidos orales.

 

Si te haces una prueba del VIH después de una posible exposición al VIH y el resultado es negativo, vuelve a hacerte la prueba después del período de ventana. Recuerda, solo puedes estar seguro de que es VIH negativo si:

  • Tu prueba más reciente es después del período de ventana.
  • No has tenido una posible exposición al VIH durante el período de ventana. Si tienes una exposición potencial, entonces deberás volver a hacerte la prueba.

El VIH-1 es el tipo más común de VIH y ocurre en todo el mundo. Según la organización benéfica de concienciación sobre el VIH Avert, alrededor del 95 por ciento de las personas que viven con el VIH tienen VIH-1.

El VIH-2 está principalmente presente en África Occidental, pero está comenzando a aparecer lentamente en otras regiones, incluidos los Estados Unidos, Europa e India.

Aunque tanto el VIH-1 como el VIH-2 son retrovirus que pueden tener efectos similares en el cuerpo humano, son genéticamente distintos. Un estudio de 2008 reveló que los genomas de los dos virus solo tenían una identidad de secuencia del 55 por ciento.

Esto significa que no todas las pruebas y tratamientos funcionan para ambos tipos de VIH.

Se considera que un individuo es seronegativo cuando la cantidad de anticuerpos contra el VIH no es suficiente para ser detectado mediante una prueba de anticuerpos, aunque la indicación de infección por VIH se puede determinar mediante el uso de técnicas de detección de genes virales, antígenos y cultivos más sensibles.

Sin embargo, las personas VIH-seropositivo tienen anticuerpos detectables contra el VIH.