Análisis de infecciones de vías respiratorias

Conoce la causa de tus síntomas

Desde

28€

Pide tu análisis hoy mismo

Infórmate sin compromiso

Nombre*
Tus datos están seguros*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Nuestras pruebas de infecciones respiratorias

Para saber si tus síntomas son causados por el virus del COVID-19 o por el de la gripe común, se hace una toma de muestra nasofaríngea y se analiza mediante una prueba de flujo laminar. Esta prueba te confirma si tienes gripe o no, y el tipo de virus que te lo causa. 

PRUEBA GRIPE A + B

Análisis para influenza

28€

Incluye:

Muestra nasal

RESULTADOS:
En 1 hora

PRECIO

PRUEBA GRIPE ADENOVIRUS

Prueba de gripe

28€

Incluye:

Muestra nasal

RESULTADOS:
En 1 hora

PRECIO

PRUEBA LEGIONELOSIS

Análisis legionelosis

30€

Incluye:

Muestra de orina

RESULTADOS:
En 2 horas

PRECIO

Laboratorio
Autorizado

Resultado
en poco tiempo

Noticia
telefónica

Análisis
vía Email

Análisis de infecciones respiratorias

Análisis de infecciones de vías respiratorias

¿Cómo sé si tengo gripe A?

La gripe A es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la influenza tipo A.

Los síntomas son parecidos a los de una gripe común: fiebre alta, con un inicio súbito con temperatura mayor de 39º C, tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, falta de apetito, congestión nasal, malestar general, síntomas digestivos: náuseas, vómitos y/o dolor abdominal.

Si tienes alguno de estos síntomas, en Laboratorios Diama te realizaremos el análisis para influenza hoy mismo.

¿Cómo afecta la gripe Adenovirus a los niños?

Los adenovirus son un conjunto de virus que causan enfermedades respiratorias como resfriados, conjuntivitis (infección de los ojos), neumonía y bronquiolitis. Los niños de entre seis meses y dos años pueden tener más probabilidades de contraer estos virus.

La mayoría de las infecciones por adenovirus son leves y presentan pocos síntomas como dolor de garganta, fiebre, tos fuerte, dolor de cabeza, goteo nasal, inflamación de ganglios linfáticos…

Consulta si tu [email protected] tiene la gripe Adenovirus.

Análisis de infecciones de vías respiratorias
Análisis de infecciones de vías respiratorias

¿Cómo se transmite la legionelosis?

La legionelosis es una enfermedad contagiosa causada por la bacteria Legionella pneumophila y puede desembocar en una neumonía. Las personas pueden contraer la enfermedad cuando inhalan las gotitas que contienen las bacterias.

La legionelosis es un síndrome similar a una gripe, con fiebre aguda, escalofríos, malestar, dolor de cabeza o confusión.

En Laboratorios Diama analizamos la presencia de Legionella en diferentes entornos para evitar la enfermedad y realizamos la prueba para saber si se ha contraído la legionelosis.

¿Duelen las pruebas de la gripe?

No duele, solo resulta un poco incómodo. Se utiliza la prueba del hisopado para identificar virus y bacterias que causan infecciones respiratorias.

El hisopado nasal permite diagnosticar el tipo de infección y decidir cuál es el tratamiento más apropiado. En Laboratorios Diama se realiza la prueba tomando una muestra de células de las fosas nasales o de la nasofaringe (la parte superior de la nariz y la garganta).

Análisis de infecciones de vías respiratorias
Análisis de infecciones de vías respiratorias

¿Cuándo me tengo que hacer la prueba de infección de vías respiratorias?

La prueba se realiza a personas con síntomas de infección respiratoria como fiebre, dolor muscular, dolor de garganta, tos… que, tras 3-5 días, no se curan por si solos y corren el riesgo de sufrir complicaciones.

Para evitar que vaya a mayores, realiza tu prueba de infección de vías respiratorias en Laboratorios Diama.

TAMBIÉN REALIZAMOS ANÁLISIS LOS SÁBADOS

DETECTA SI TIENES UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA

HORARIOS

LUNES A VIERNES: 8:00-18:00

SÁBADOS: 9:00-14:00

Recibimos pacientes de todas las zonas y poblaciones de Aragón (Zaragoza, Huesca y Teruel).

Nos encontramos en: C/ MADRE VEDRUNA, 31 Local. 50008 Zaragoza.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE INFECCIONES DE VÍAS RESPIRATORIAS

Una infección del tracto respiratorio afecta el sistema respiratorio, la parte de tu cuerpo responsable de la respiración. Estas infecciones pueden afectar los senos paranasales, la garganta, los pulmones o las vías respiratorias. Hay dos tipos de infecciones respiratorias:

-Infecciones de las vías respiratorias superiores

Una infección de las vías respiratorias superiores afecta la parte superior de tu sistema respiratorio, incluidos los senos paranasales y la garganta. Los síntomas de infección de las vías respiratorias superiores incluyen secreción nasal, dolor de garganta y tos. El tratamiento para las infecciones de las vías respiratorias superiores a menudo incluye descanso, líquidos y analgésicos de venta libre. Las infecciones generalmente desaparecen por sí solas.

Las infecciones de las vías respiratorias superiores incluyen:

Resfriado común.
Epiglotitis.
Laringitis.
Faringitis (dolor de garganta).
Sinusitis (infección de los senos paranasales).

-Infecciones de las vías respiratorias inferiores

Una infección de las vías respiratorias inferiores afecta a las vías respiratorias y los pulmones. En general, las infecciones de las vías respiratorias inferiores duran más y son más graves.

Estas infecciones incluyen:
Bronquitis, una infección pulmonar que causa tos y fiebre.
Bronquiolitis, una infección pulmonar que afecta principalmente a niños pequeños.
Infeccion de pecho.
Neumonía.

Puedes contraer una infección de las vías respiratorias cuando un virus (o bacteria) ingresa a tu sistema respiratorio. Por ejemplo, puedes tocar una superficie infectada o darle la mano a una persona enferma. Luego si te tocas la boca, la nariz o los ojos, los gérmenes de tus manos entran e infectan tu cuerpo.

Estas infecciones son comunes y cualquiera puede contraer una. Sin embargo, ciertos grupos de personas corren un mayor riesgo de contraer infecciones. Los niños corren un alto riesgo ya que a menudo están con otros niños que pueden ser portadores de un virus. Los niños también pueden lavarse las manos con menos frecuencia que los adultos.

Además, es más probable que se metan los dedos en los ojos, la nariz y la boca, lo que permite que los gérmenes se propaguen fácilmente.
Las personas que tienen problemas cardíacos o pulmonares también corren un mayor riesgo de contraer una infección de las vías respiratorias. Aquellos que tienen un sistema inmunitario débil (debido a otra enfermedad) pueden contraer infecciones más graves.

A través del examen físico de tu nariz, oídos y garganta. También escucharán tu pecho para examinar tu respiración. A menudo no necesitas otras pruebas.
Si a tu médico le preocupa que puedas tener una infección pulmonar u otra infección, es posible que necesites:
-Radiografía de pulmón (tórax).
-Tomografía computarizada de pulmón.
-Prueba de función pulmonar (pulmonar) para ver cómo están funcionando sus pulmones.
-Hisopo nasal.
-Hisopado de garganta.
-Prueba de esputo, cuando tose un poco de esputo (flema de los pulmones) para examinarlo.

Sí, las infecciones de las vías respiratorias son contagiosas.

Se transmiten de persona a persona a través de gotitas respiratorias o contacto de mano a mano. Las personas que tienen una infección de las vías respiratorias superiores pueden transmitirla a otras personas a través de:
-Estornudar o toser sin cubrirse la nariz y la boca. Esto rocía gérmenes en el aire. Otras personas pueden respirar esas gotitas llenas de gérmenes.
-Estornudar o toser en tu mano y luego tocar la mano de otra persona. Las gotas están ahora en la mano de la otra persona. Cuando esa persona se toca la nariz, la boca o los ojos, la infección entra en su cuerpo.

Puedes tener síntomas, que incluyen:
Tos.
Fiebre.
Voz ronca.
Cansancio y falta de energía.
Ojos rojos.
Nariz que moquea.
Dolor de garganta.
Ganglios linfáticos. inflamados (hinchazón a los lados del cuello).

Las infecciones de las vías respiratorias suelen durar de una a dos semanas. La mayoría de las veces, desaparecen solas. Los analgésicos de venta libre pueden ayudarte a sentirte mejor. Asegúrate de beber muchos líquidos para mantenerte hidratado.

Si tus síntomas duran más de dos semanas, habla con tu médico. Es posible que tengas otra afección que esté causando los síntomas, como neumonía o bronquitis.

Los virus no responden a los antibióticos. Lo más probable es que puedas tratar los síntomas en casa con analgésicos, descansar y beber líquidos. Si tienes una infección bacteriana, como faringitis estreptocócica, si que podrás tomar antibióticos. La penicilina o la amoxicilina se prescriben con frecuencia para la faringitis estreptocócica.

Las infecciones respiratorias son comunes en los niños. Suceden con más frecuencia cuando los niños están en la guardería o en la escuela. Los hermanos también pueden infectarse entre sí.

Es normal que los niños tengan hasta seis infecciones respiratorias por año. Y pueden durar hasta dos semanas. La mayoría de las veces, los remedios caseros son suficientes para ayudar a tu hijo a sentirse mejor hasta que pase el virus.
Pero si tienes alguna inquietud, consulta con tu médico. 

Las infecciones respiratorias comunes entre los niños incluyen:
-Bronquiolitis, una infección que causa sibilancias y tos.
-Resfriado común, que generalmente implica secreción nasal, tos y sensación de agotamiento.
-Crup, que provoca una tos ronca.
-Infecciones del oído, cuando las bacterias infectan el oído medio y causan dolor.
-Ojo rosado, una infección ocular, generalmente bacteriana, que puede causar una secreción amarilla espesa del ojo.
-Infección de los senos paranasales, cuando los virus o las bacterias infectan e inflaman los senos paranasales, causando dolor.
-Dolor de garganta, que puede ser viral o bacteriano (faringitis estreptocócica).

Toma medidas para prevenir infecciones de las vías respiratorias:

-Practica una buena higiene:
Lávate las manos, especialmente antes de comer o preparar alimentos.
Estornuda y tose en tu brazo o en un pañuelo y lávate las manos después.

-Vive un estilo de vida saludable:
Evita el contacto con personas enfermas.
Bebe mucho líquido.
Duerme lo suficiente.
Deja de fumar.

-Consulta con tu médico:
Mantente al día con los chequeos de rutina y las vacunas.
Pregúntale a tu médico si debes recibir la vacuna antineumocócica, que previene la neumonía.
Llama a tu médico si tienes síntomas que duran más de dos semanas, fiebre alta o cualquier otra inquietud.